En el póker caribeño la diferencia entre un experto y un aficionado no la hace la habilidad. El póker caribeño es un juego principalmente de azar, sin embargo, igual existen un sistema de ranking y algunas estrategias para poner las probabilidades a tu favor. Queremos que te diviertas y por ello te invitamos a jugar leer este artículo, tanto si ya eres un jugador experto como si recién has comenzado a dar tus primeros pasos en las mesas de póker caribeño. Convierte un juego en una oportunidad; pon atención a los consejos que hemos reunido para ti y si los sigues, tendrás más posibilidades de que la balanza se incline a tu favor.

CONSIDERA LA VENTAJA DE LA CASA

Tanto si recién estás aprendiendo a jugar al póker caribeño, como si ya llevas años haciéndolo, un consejo que nunca está de más es que tengas siempre presente el margen de la casa. No importa lo prometedora que parezca una jugada o lo increíble que vaya a ser, si no tomas en cuenta el margen de la casa, tu jugada no servirá de nada si el margen es demasiado alto y tus probabilidades de ganar son muy pocas. Si juegas por diversión o si lo haces por los premios, no corras riesgos innecesarios y toma apuestas que resulten más seguras para ti y tu bolsillo. Si es necesario retirarte, hazlo, el juego no va a moverse.

APRENDE A RETIRARTE

Tal como mencionamos en el consejo anterior, es mejor que evites las apuestas muy arriesgadas. Uno de los errores más comunes entre los jugadores de juegos de azar es no saber retirarse y puede costarte caro el no hacerlo mientras aún puedes irte con cierta ventaja. Ten en cuenta siempre que aunque el póker caribeño es un juego de azar, las decisiones que tomas juegan un rol fundamental en el desarrollo del juego y por ello es importante jugar tus cartas en forma astuta. Si no sabes bien cuándo retirarte, puedes poner en práctica el método de ponerle un límite al monto para apostar, o ponerte un monto “meta”; una vez llegues a tu número, retira por lo menos el dinero que invertiste en el juego y de esa forma te asegurarás de no regresar a casa con las manos vacías.

IGUALA LA APUESTA O DESCARTA CON CIERTAS MANOS

Cuando tienes ciertas cartas es mejor igualar la apuesta o descartar en los siguientes casos:

  • Iguala siempre cuando tengas un par o mayor. Incluso con un par bajo, es mejor que subas la apuesta. Recibirás ambas apuestas si el croupier tiene un rey o un as.
  • Descarta siempre cuando la mano del croupier tenga un as y un rey y tus cartas sean menores.
  • Si no tienes pares, tus cartas deben igualar una de las del croupier. Si es así, puedes apostar más. La idea es que las posibilidades de que el croupier tenga un par sean muy bajas

APOSTAR O NO AL POZO PROGRESIVO

Si aún no internalizas las reglas del juego y has decidido jugar para aprender pero quieres perder lo menos posible, la mejor opción es no apostarle al pozo a menos que tenga seis dígitos. Las posibilidades de ganar el pozo son muy bajas y a menos que estés muy seguro, no es muy buena idea apostarle. Evita realizar este tipo de apuestas y busca las que te ofrezcan más garantías.

NO ALARDEES

A diferencia del póker Texas Hold’em, en el póker caribeño no tiene sentido alardear. Esta estrategia se utiliza en el póker tradicional para que el oponente se baje de la apuesta, sin embargo, en el caso del póker caribeño, el croupier nunca pasa de su turno, por lo que alardear sólo genera expectativas negativas.

ESTRATEGIA DEL AS Y EL REY

La estrategia del as y el rey aumenta tus posibilidades de ganar en el póker caribeño, sin embargo, para usarla deberás tener presentes las siguientes reglas:

  1. Si el croupier tiene un as o un rey, te recomendamos apostar única y exclusivamente si en tu mano tienes un as, un rey o una reina, un rey y un Jack. Esto es debido a que en ese caso tienes cartas que pueden bloquear efectivamente a las del croupier y por ende, tienes una mano mejor que una con un as y un rey. O, en otras palabras, es poco probable que el croupier tenga un par.
  2. Si la carta del croupier está entre un dos y una reina, apuesta sólo tienes un as o un rey, o si tienes exactamente la misma carta del croupier.
  3. Si la carta del croupier tiene un valor entre un dos un cinco, apuesta si tienes un as, un rey o una reina. Esto también sirve si tienes un as, rey o Jack, puesto que tienes grandes probabilidades de tener la mejor mano as-rey.