Muchos jugadores, novatos y expertos, tratan de aprender cómo ganar dinero en casinos online. Esto, sin embargo, puede ser un error, sobre todo cuando el jugador no puede darse el lujo de perder el dinero que está apostando (lee nuestro tutorial para jugar y divertirse en un casino virtual o real (Crear).

Debemos, en primer lugar diferenciar aquellos juegos en los que tenemos una opción real de largo plazo de ganar dinero, de aquellos que no.
En todos los juegos de casino la banca siempre tiene ventaja, puesto que el juego está diseñado de ese modo, y en el largo plazo el jugador que no se retira a tiempo siempre terminará perdiendo una cifra mayor a la que pueda ganar. La llamada, “ventaja de la casa” o “house edge” es mayor o menor en los distintos juegos, pero en ningún caso es una garantía de que el jugador ganará dinero. Solo implica que perderá menos.

En la ruleta, por ejemplo, hay un porcentaje de entre 2% y 7% a favor de la banca (esto según el tipo de ruleta que se juegue). Esto significa que en el largo plazo la banca ganará entre 52 y 57 juegos de cada 100. Esto, combinado con los multiplicadores de pago asociados a cada tipo de apuesta (completar tipo de apuesta), hará que mientras más tiempo juegue, el apostador pierda más dinero del que gane. Esto no significa tampoco que todos los jugadores pierdan siempre, sino que en el largo plazo los resultados estadísticos seguirán esa tendencia. Todavía es posible que un jugador gane mucho dinero, o que otro lo pierda.
Si se trata de apostar de forma sistemática para ganar dinero jugando online, el poker online y el blackjack online son mejores juegos. ¿Por qué? Porque permiten al jugador tener más control sobre lo que ocurre en el desarrollo del juego, y permiten apostar en contra de otros jugadores, en lugar de competir contra la casa. La ruleta o las máquinas tragamonedas están determinadas por el azar, lo que las hace impredecibles.

¿Cómo apostar para ganar en el casino?

Los trucos para ganar en el casino por lo general no funcionan, y tienen una base estadística errónea o están basados en la suposición que el jugador puede seguir apostando tanto tiempo como sea necesario para que se produzca un evento estadístico favorable (una buena racha). Esto puede no suceder durante un buen número de jugadas. Muchos sistemas son progresivos, es decir, implican duplicar el monto de la apuesta en cada jugada que se pierda, de modo que al ganar se recuperen todas las pérdidas anteriores, más una pequeña ganancia.
Un ejemplo de esto es el truco clásico de ruleta de apostar rojo o negro en la ruleta y duplicar la apuesta si se pierde. Dado que en la ruleta apostar al color ganador duplica el dinero apostado, el jugador podría recuperar sus pérdidas si cada jugada duplica el monto de su apuesta. Sin embargo, esto requiere de la capacidad de soportar varias pérdidas, y al obtener un color ganador, el jugador simplemente habrá recuperado el total apostado hasta ese momento, sin ninguna ganancia. Además, en las ruletas existe el cero o doble cero, que hace que todos los jugadores pierdan sus apuestas. Como vemos, este sistema, muy popular entre los jugadores aficionados que buscan trucos para ganar dinero en el casino, no sea tan efectivo como muchos creen, siendo, por el contrario, favorable a la banca.

Existe una diferencia entre los jugadores que juegan en el casino por diversión y entretenimiento, y aquellos que lo hacen para ganar dinero. Si bien ganar mucho dinero apostando en los casinos on line es posible, requiere un conocimiento profundo de cada juego y su mecánica interna, una cantidad de dinero que el jugador pueda permitirse perder, y una actitud y fortaleza mental capaz de resistir los cambios emocionales que se producen durante el juego.

Limitar las pérdidas

No importa los trucos que uses para ganar dinero en el casino que uses, estás apostando y por lo tanto existe siempre la posibilidad de perder. Recuerda que siempre es mejor retirarse perdiendo poco que seguir arriesgándose. Puedes definir más de un límite de pérdidas, digamos U$100 por juego. Si te pasas, debes abandonar la mesa, descansar un poco y probar con algún otro juego. Por ejemplo, si tu juego favorito es la ruleta, y tu límite de pérdidas es U$100, al llegar a ese valor deja de jugar en esa mesa. Puedes elegir otro juego, como las tragamonedas, y volver a tu favorito más tarde. Si usas un límite absoluto, al llegar a ese nivel de pérdida debes dejar de jugar por completo, al menos por esa jornada.

Limita tus ganancias

Este es probablemente el consejo más importante que cualquier apostador debe recordar en todo momento. No olvides que la mayoría de los juegos están diseñados para que el jugador pierda en el largo plazo, por lo tanto jugar de forma indefinida llevará, tarde o temprano, a que pierdas todo tu dinero. Si has jugado varias veces consecutivas con resultados exitosos, ¡Retírate! Debes ser un jugador frío y capaz de resistir el impulso de apostar para seguir ganando, pues no podrás ganar de forma ilimitada. Si comenzaste con, digamos U$100, y ya tienes U$300, es muy difícil resistirse al impulso de seguir para tratar de llegar a U$500 y quizás U$1.000. Sin embargo, ya has multiplicado tu dinero, y es mejor retirarse con utilidades que con pérdidas.

Muchos jugadores tratan de negar la realidad, pensando que si han ganado varias veces seguidas, entonces están “en racha” y por lo tanto no dejan de jugar. Sin embargo, en la mayoría de los juegos el resultado de una jugada en particular no altera el resultado de la siguiente, por lo tanto las posibilidades de perder siguen siendo reales. Aunque hayas partido con U$100, los U$300 ya son tuyos, y la sensación de pérdida será la misma que si hubieras comenzado con U$300 tuyos para perderlos después.

Muchos jugadores que han obtenido grandes premios lo consiguen no en una noche completa de poker caribeño o ruleta americana, sino apostando cantidades medianas o grandes en pocas jugadas. Sin embargo, si no te sientes cómodo apostando en grande, no lo hagas.
Recuerda que el casino es una experiencia que puede ser muy gratificante. Si sientes que estás apostando y eso te causa inquietud, entonces es posible que estés apostando más de lo que puedes perder y deberías limitar tu juego.

Por supuesto, si juegas montos pequeños, y sin la intención de ganar dinero, sino sólo de pasarlo bien (siendo cualquier premio que obtengas un beneficio adicional a la diversión obtenida), mantienes tu nivel de riesgo bajo, y por tanto puedes permitirte jugar durante períodos más largos. Por ejemplo, hay muchas máquinas tragamonedas que te permiten jugar por poco dinero en cada tirada, y arriesgar un poco más para obtener bonos o multiplicadores de pago.

Una condición obvia para ganar en cualquier juego es conocer el juego. Muchas personas llegan a la mesa de dados sin saber nada del juego y por lo tanto están en la posición más vulnerable posible. Un consejo evidente, si lo que buscas es ganar dinero apostando, es conocer los juegos.
Existen estrategias que permiten reducir al mínimo la ventaja de la casa por sobre los jugadores. En el caso del poker, recuerda que entre más alto sea el nivel, más probable es que los otros jugadores sean conocedores o incluso expertos en el juego, por lo que todos usarán estrategias racionales en lugar de jugar “adivinando”.